Blog

Empresas familiares ¿realmente duran?

En la lista figuran las mexicanas Grupo Carso, Cemex, Grupo Bimbo, Soriana, Chedraui, Casa Saba, Grupo Bal, Femsa y Grupo Maseca.

Las empresas familiares mexicanas se encuentran en diferentes sectores como alimentos, bebidas, productos de panadería, medios, bienes raíces, supermercados, textiles y transporte, por lo cual representan cerca del 90 por ciento del total de las compañías que operan en el país.

Sabemos que existen miles de negocios familiares creándose día con día pero realmente los negocios que permanecen son pocos ya que a veces por ser familiar no se delegan bien ciertas funciones o se pierde el profesionalismo a la hora de realizar el trabajo.

Trabajar entre familiares no es cosa fácil, dado que no sólo existe una diferencia de opiniones y puntos de vista como en una empresa regular, sino que además hay relaciones de familia que bien pueden facilitar las cosas pero también hacerlas muy complicadas. Lograr que una empresa familiar funcione y sea una fuente de éxito implica muchos esfuerzos y sacrificios que en muchas ocasiones, si no hay un camino establecido que seguir, podrían ser la fuente de muchos conflictos.

En México las empresas familiares son un motor económico fuerte y realmente son pocas las que llegan al éxito empresarial, se considera a una empresa familiar exitosa y duradera cuando llega a manos de la tercera o cuarta generación familiar ya que es poco probable que si ya llego a este punto de tiempo y experiencia se vaya a la bancarrota.

Existen diferentes enfoques que una empresa familiar debe de emplear para crear una comunidad mas unida y obtenga éxito a largo plazo además de asegurar a las futuras generaciones de la empresa los cuales son:

1. Facilitar la comprensión del negocio

Con frecuencia, la edad y la generación de los familiares son dos factores que suelen mantener a los miembros de la familia alejados del negocio; sin embargo, nunca es demasiado pronto (o tarde) para fomentar la participación e instruir a todos los miembros de la familia acerca de las operaciones de la empresa.

Esto podría ser tan simple como contar regularmente la historia de la empresa familiar, hacer visitas a las oficinas o instalaciones o programar visitas con todos los miembros de la familia acompañados por los empleados clave de la empresa.

2. Construir relaciones entre las generaciones

Los lazos significativos entre los miembros de una familia no se forman en un instante. No solo son importantes las reuniones familiares regulares, sino que también es necesario que los líderes de la familia mantengan una interacción personal con otros miembros de la familia de diferentes generaciones. Incluso una simple taza de café juntos puede contribuir considerablemente al fortalecimiento de la confianza.

Para las familias con lazos fuertes, el siguiente paso natural es organizar reuniones familiares formales o formar un consejo de familia. Similar a una reunión de la junta directiva de una empresa, esta estructura permite abordar las preocupaciones y decisiones de la familia de manera formal y programada periódicamente.

3. Dar voz a todos

Aunque formalizar la comunicación familiar es importante, eso no servirá de nada si la comunicación es determinada por una o dos personas que están a la cabeza de la familia. Es importante que los líderes familiares creen oportunidades para escuchar a otros miembros de la familia y al mismo tiempo tener ellos la oportunidad de hacer preguntas.

Al principio, puede que a los líderes les cueste mucho obtener opiniones y tengan que hacer muchas preguntas, pero según los panelistas, los miembros más callados de la familia suelen ser los que aportan las ideas más novedosas.

4. Identificar y expresar los valores de la familia

Tal como una empresa se crea una misión y una visión, el mismo ejercicio puede ser increíblemente efectivo para las familias que tienen un negocio. Si se hace correctamente, puede incidir en el proceso de toma de decisiones personales de la familia, pero también puede reflejarse directamente en las operaciones y cultura de la empresa. Compartir dichos valores con los miembros de la familia y reconocer las ocasiones en que ellos ponen en práctica esos valores puede crear un fuerte vínculo con el negocio, incluso sin ser un empleado.

5. Crear un clima de apoyo familiar

Durante crisis financieras, recesiones económicas o cambios administrativos, la familia sigue siendo la familia. Para que una familia maneje mejor los tiempos difíciles que pueda enfrentar el negocio, es importante crear un sentido de legado y solidez familiar al margen de las actividades de la empresa. Podría tratarse de actividades relacionadas con la marca de la familia y los valores familiares o a través de una obra filantrópica familiar, que resalte los logros no monetarios de la familia.

Realmente una empresa familiar puede llegar a ser un gran negocio siempre y cuando su comienzo este cimentado de forma correcta y sus integrantes sepan realmente para donde va la empresa además de una buena publicidad y estrategias de administración y gestión empresarial.

Esperamos que haya sido de tu agrado este blog, y si estas apunto de emprender tu negocio familiar toma estos consejos que te damos para un mayor éxito.

Artículos Relacionados: